Escuelas de Castilla-Leon
     Escuelas de Tiempo Libre de Galicia
     Escuelas de Cataluņa
     Escuelas de Tiempo Libre de Andalucia
     Escuelas de Murcia
     Escuelas de Tiempo Libre de la Comunidad de Madrid
     OTROS CURSOS A DISTANCIA
     Curso ANIMADOR PERSONAS MAYORES
     Curso EDUCADOR DE CALLE
     Curso EDUCADOR FAMILIAR
     Curso EDUCADOR HOSPITALARIO
     Curso MEDIADOR EN ALCOHOLISMO
     Curso EXPERTO EN VIOLENCIA JUVENIL
     Curso EDUCADOR CON INMIGRANTES
     Curso MEDIADOR EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL
     Curso PSICOLOGIA PARA EDUCADORES
     Curso MEDIADOR PREVENCION MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO
     Curso MEDIADOR PREVENCION DROGODEPENDENCIAS
     Curso MEDIADOR EDUCACION SEXUAL
     Curso MONITOR DE LUDOTECAS
     Curso Experto en Ludotecas
     Curso Educador Familiar: Intervencion con familias en riesgo
     Curso Tecnico en Drogodependencias y Alcoholismo
     Curso Experto en Educacion de Calle
     Curso Experto en Educacion Familiar
     Curso Animador en Dinamica de Grupos
     Curso Aprender a Enseņar: Formacion de Formadores
     Curso Tecnico Insercion Laboral
     Curso Intervencion con colectivos desfavorecidos
     Enlaces



Escuelas de Tiempo Libre en Espaņa - Curso Experto en Educacion de Calle



CURSO a distancia toda España:

EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE

 

 

A DISTANCIA TODA ESPAÑA
Duración: 1000 horas.
Titulo propio
Diploma acreditativo.
Diploma acreditativo con calificación obtenida, nº de horas y contenidos
Matrícula abierta todo el año.
______________
DESTINATARIOS:
Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador de Calle, TASOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud, Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Educador Infantil, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre,.. estudiantes de Psicología, Sociología, Magisterio, Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Educación Infantil, Integración Social, Enfermería, Auxiliar de Clínica... asociaciones, instituciones, colectivos, centros cívicos,...









 

EXPERTO/A

 

EN EDUCACION DE

 

CALLE

 

(Intervención en medio

 

abierto)

 
- 1000 horas -

Los alumnos que realicen el Curso de EDUCADOR DE CALLE más 4 a elegir entre: Psicologia para educadores, Mediador Social en prevencion del alcoholismo, Animador Especialista en Dinamica de Grupos, Mediador Social en prevencion de drogodependencias, Mediador Social en prevencion de malos tratos y violencia de genero, Experto en violencia juvenil, Mediador Social en educacion afectivo-sexual, Mediador en marginacion e inadaptacion social y Mediador Social Intercultural obtendrán, además del Diploma de cada Curso, el título propio de
EXPERTO/A EN EDUCACIÓN DE CALLE (Intervención en medio abierto).

No es necesario matricularse en todos los cursos a la vez. Puedes hacerlo de uno en uno, a tu propio ritmo.




Educador de Calle, una profesión sin paro:
El Educador de Calle trabaja o interviene con lo que llamamos «población de o en riesgo» tiene unas características que necesitan respuestas desde la educación no formal:
- Abandono del sistema educativo por desmotivación, frustración...
- Desajustes familiares con desestructuración a nivel personal.
- Dificultades para encontrar alternativas al ocio.
- Trabajo en precarias condiciones, dificultad para integrarse en el mercado laboral normalizado,...
- Conductas adictivas. Abandono afectivo.
- ...
 
Todos somos responsables de buscar soluciones a estos problemas. Con una metodología participativa se pueden dar respuestas a las necesidades sociales y a la marginalidad, en la que se impliquen todos los agentes de la comunidad: movimientos sociales, centros, voluntarios, profesionales, población y, por supuesto, Educadores de Calle. Todo ello tendrá que contar con el reconocimiento social y económico del Estado, apostando más por políticas de desarrollo de la sociedad civil que por el mero asistencialismo.
 
Las instituciones que tradicionalmente realizaban trabajo social con jóvenes eran poco eficaces, o sólo intervenían cuando ya era demasiado tarde, cuando las situaciones problemáticas eran evidentes. Incluso estas instituciones no eran capaces de acercarse de manera efectiva a determinados jóvenes y grupos, sobre todo porque no sintonizaban con sus inquietudes y necesidades.
 
Hasta ahora existía una trayectoria de trabajo de este tipo de Educador enfocada especialmente a las tareas preventivas con niños y jóvenes en barrios, talleres ocupacionales, centros abiertos, etc., como un animador de la acción social que actuaba desde el movimiento asociativo, pero nuevas realidades están reclamando su intervención en otros campos donde se nota su carencia, sobre todo porque puede desempeñar un rol de cercanía y acompañamiento que difícilmente podrían ejercer otros profesionales. Nos referimos a formar parte de equipos en proyectos de acción con drogodependientes, prostitutas, minorías étnicas, inmigrantes, etc. a través de programas de metadona, disminución del daño, incorporación social, higiene y salud, garantía social,...
 
Es importante el papel de la educación de calle como instrumento necesario en la intervención educativa con todos estos colectivos. Los y las educadoras de calle son, con frecuencia, las únicas personas adultas «significativas» a quienes pueden dirigirse los jóvenes y otros colectivos cuando se encuentran con problemas, situaciones y conflictos difíciles.

El Educador de Calle -o Educador en Medio Abierto como se le comenzó a llamar en Francia-, a diferencia de otros profesionales, sale al medio propio donde están los destinatarios de los programas, hace de ese medio abierto su lugar habitual de trabajo, crea relaciones individuales y grupales, se acerca a los que nunca utilizan los recursos, sirve de referencia a unos, optimiza todo el conjunto de dispositivos comunitarios públicos o privados, responde al principio concreto de educarnos en la calle y sirve además de complemento al trabajo de otros técnicos.
 
El beneficio social y económico queda patente por la atención que se presta a determinados colectivos que difícilmente acceden a otros sistemas de atención, por los procesos de cambio que se generan, por la propia implicación y eficacia cualitativa del Educador y porque en el trabajo social las relaciones deben ser horizontales y de promoción para conseguir verdaderos cambios.
 
El Educador trata de que las vivencias que acumula el joven puedan ser positivas y sirvan de bagaje para su futuro adulto. Y lo hace desde esos espacios significativos, los ámbitos, los tiempos y las actividades donde ellos están y hacen: Rincones, calles, centros culturales, bares, asociaciones... Para que el joven se mantengan en una entorno educativo harán falta delegados educativos que acompañen, apoyen, sugieran, hagan de puente, etc. Si no se potencian este tipo de medidas de atención es fácil que muchos jóvenes tengan dificultades especiales en el proceso de incorporación social, con lo que el conflicto se agudizará todavía más.
 
La función del Educador será siempre la de incitar, apoyar el proceso de transición, socializar, contribuir a la adquisición de la autonomía, etc., sin necesidad de vigilar, proteger, disponer, tutelar... Sabe que «estar» entre los jóvenes ayudará a «hacer» comunidad. Cabría decir lo mismo si los destinatarios son otro tipo de individuos que atraviesan especiales dificultades.
 
Cada día son más las instituciones, administraciones públicas y asociaciones que cuentan en sus plantillas en el campo de lo social con educadores de calle, lo que permitirá sin duda clarificar progresivamente sus funciones. Es difícil aunar criterios para perfilar de forma concisa la complejidad de tareas que puede tener este educador, a la vista de la cambiante realidad social que aconseja adaptaciones rápidas y acomodaciones que exige el nuevo entramado que forman los grupos de su práctica.
 
Como tareas que forman parte de su quehacer diario podemos destacar:
 
- La detección de las dificultades sociales y sus causas.
- Relacionarse con las instituciones.
- El diálogo con los destinatarios.
- La reeducación e intervención para la mejora de las relaciones interpersonales.
- La organización de la vida cotidiana en el ámbito individual y grupal.
- La animación grupal y comunitaria.
- La formación, información y orientación.
- Provocar la toma de conciencia de los problemas, generando cambios de actitudes.
- Favorecer el proceso de integración social.
- La capacitación en habilidades que permitan una mayor independencia.
- La prevención de otras circunstancias de riesgo que puedan desencadenar marginación social.
- El análisis de las demandas individuales y sociales y la generación de respuestas que provoquen un crecimiento personal y grupal.
- La derivación de propuestas hacia otros servicios (asociaciones, organizaciones, instituciones) y seguimiento de las mismas, etc.
- Concienciar a la comunidad para la búsqueda de soluciones y alternativas a sus problemas.
- La animación a la participación en tareas comunitarias.
- ...
 
Las áreas sobre las que interviene directamente el Educador son la familia, la escuela, el tiempo libre, las relaciones y la salud. Para desempeñar este encargo social el Educador deberá tener una serie de capacidades o competencias, un cierto talante que le habilite para realizar tareas que incidan positivamente en el proyecto para el que trabaja. Algunas de esas habilidades son propias pero otras deberá adquirirlas a través de la experiencia, la formación, el contraste de ideas, etc.
 
El complejo rol de Educador exige una preparación flexible y heterogénea y unas cualidades personales determinadas para poder dar respuestas a las situaciones diarias que se presentan en el ejercicio de su profesión. A pesar de que es una profesión nueva e innovadora, a la que se suman cada vez más jóvenes adeptos y personas con un alto grado de preparación, no quedan dudas de que su razón de ser estriba en la necesidad de personajes competentes para maniobrar y revolver conflictos y graves problemas que genera la sociedad actual.
 
Antes de ejercer como tal, el Educador de Calle debe conocer, entre otras:
-Las motivaciones que le impulsan a elegir esta profesión.
-Lo qué significa ser Educador de Calle.
-Los destinatarios de su trabajo.
-Las dificultades que encontrará.
-La metodología de intervención.
 
La preparacion de este educador debe ser variada y amplia en conocimientos y recursos para poder intervenir de forma eficaz: es conveniente que tenga al menos nociones  sobre psicologia, marginacion, inadaptacion, interculturalidad,  sexualidad, violencia de genero, malos tratos, drogodependencias, alcoholismo, juegos, dinamicas...

 

EDUCAR EN LA CALLE

No hace muchos años que la calle era un lugar para aprender con los amigos del barrio, donde adquirir experiencias inolvidables que, junto con la escuela y la familia, formaban nuestra personalidad. Por aquellos tiempos, las calles de no suponían peligro. La gente no cerraba los coches ni estaban de moda los radio-cassettes extraíbles. La calle era un estimulante para nuestra educación independiente, donde hacer amigos y compartir aventuras y desventuras. No estaban de moda los Educadores de Calle.
 
Pero los tiempos han cambiado. En todas las ciudades grandes, se han vuelto en algunos lugares y calles, peligrosas. La calle, para los chavales de algunos barrios, ya no es un lugar para explorar y vivir esa aventura . mas bien es a veces un lugar para aprender a ser delincuente.
 
En los años 70 aparecen es España –en La Rioja y Barcelona- los primeros Educadores de Calle. Su tarea surge como prolongación de la función educativa de la familia y la escuela; pero los “alumnos de la calle” son aquellos que precisamente no van a la escuela con demasiada frecuencia ni tienen una familia que les cuide, les quiera y les proteja.A veces en casa hay “malos rollos” o se pasa incluso hambre y en la escuela “se les coge manía” por sus travesuras, malos modos y “falta de educación”.
 
Sin embargo en la calle encuentran otros como ellos y algunas ocupaciones divertidas y emocionantes, cuando no peligrosas. Con frecuencia encuentran una pandilla organizada, donde el jefe o líder dirige a todo el grupo con agresividad y una cierta justicia de supervivencia en la jungla de asfalto. Sus actividades más frecuentes consisten en acercarse hasta las escuelas para coger algo a los amigos u otros niños, los espectáculos y fiestas, bares con máquinas tragaperras, grandes almacenes donde apropiarse de alguna menudencia, etc. Cuando se hacen algo mayorcitos comenzarán el juego con al alcohol y otras drogas, pasando posteriormente al trapicheo y al robo, lo que inevitablemente les conducirá el Juzgado de Menores o a la cárcel si son mayores de 18 años.
 
A los Educadores de Calle se les encomendó como tarea trabajar con estos chavales para impedir que este camino de desmanes les condujera a la cárcel y, casi consecuentemente, a una espiral de violencia y marginación de la que saldrían no si dificultad. En primer lugar hacen un estudio de la zona, y mediante cualquier justificación, se acercan al grupo de chavales y se ganan su confianza. Después. Si se da el caso, explicarán su trabajo y el por qué los hacen. A partir de aquí se abre un camino complicado de avances y retrocesos que si no acaba en ruptura –cosa que ocurre poco- empezará a dar frutos positivos. La mayoría de ellos no acabarán en la cárcel y con los que así ocurre su reinserción es luego más fácil.
 
Una tarea de tal vocación profesional y de tal importancia social no puede ignorarse desde la Administración pues, en la práctica, es una de las pocas que inciden directamente en la prevención específica de la delincuencia en los barrios y que a todo el mundo preocupa, según las encuestas.

EDUCADORES DE CALLE...Y CALIDAD DE VIDA

 
El peregrinaje que un chaval de la calle comienza a la edad de 7 u 8 años es un camino lleno de encrucijadas posibles que las circunstancias sociales y personales van a irle determinando. Las posibles bifurcaciones erradas de este sendero los conducirán al mundo de la marginación y la inadaptación.
 
Cuando el menor está iniciando este caminar, los Educadores de Calle nos proponemos intervenir sobre él partiendo de un planteamiento preventivo, pero entendiendo la intervención en el sentido de calidad de vida.
 
El objetivo no es prevenir el comportamiento desadaptado y sus consecuencias para el sistema social, sino de proporcionar al individuo un entorno suficientemente satisfactorio para que pueda desarrollar sus capacidades individuales.Se trata de potenciar al individuo en riesgo de marginación, como sujeto en primer lugar de derechos, y más tarde de deberes.Se trata de intervenir sobre el individuo cuando todavía es un sujeto en peligro y, no cuando si conducta desadaptada supone una amenaza. Cuando esto ocurre interviene el ordenamiento jurídico etiquetando al muchacho, introduciéndolo en una espiral de sinsabores y malas experiencias que dejarán una honda huella en su personalidad. Lo marcarán como delincuente, vicioso, bárbaro, responsable del mal del mundo, escoria de la sociedad, inmundicia,...y, así el dulce, travieso e inocente chico de 7 u 8 años será abandonado y condenado por los mismos que un día prometieron defender sus Derechos de Niño.

PREFERIMOS LA CALLE...

 
Nos relacionamos con personas concretas, con nombres y apellidos y con sus propios problemas.
 
De ese roce diario surgió amistad, confianza y compromiso y la autoridad moral para jugar juntos, abrazar, enfadarnos o poner límites en su justo momento.Sabemos que no podemos permanecer con los brazos cruzados ante las situaciones de deterioro y desigualdad porque seríamos cómplices de esas mismas situaciones provocadas por nuestro Estado y la sociedad en su conjunto.
 
Aunque desde los despachos enmoquetados se pueden realizar trámites y gestiones burocráticas, sabemos que la lucha está en la calle y sólo desde ese lugar físico se puede hablar de verdadera implicación.
 
Respetamos a los chavales, verdaderos protagonistas de sus procesos de maduración, cambio o transformación. Nos relacionamos con ellos a través de cosas sencillas: charlar, organizar una excursión o un partido de fútbol. Lo pasamos bien juntos, unas veces favoreciendo la solución de sus pequeños problemas, otras acompañándoles en sus crisis, otras orientándoles en sus estudios o salidas ocupacionales...
 
Nuestra ambición no nos ciega, y aunque nos gustaría cambiar muchas situaciones, sabemos que somos una pequeña fuerza que se une a otras para que así pueda obrar el milagro.El día se nos hace pequeño para atender todas las necesidades de los chavales y tenemos que “chupar moqueta” realizando proyectos, memorias, reuniones, cursillos, encuentros, jornadas, comisiones... Pero aun así preferimos la calle.

 

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

 

Solicitar mas informacion

 

 






ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

http://animacionservicios.wordpress.com
http://www.youtube.com/animacionservicios

 
 
 
 


ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE - C.I.F. B-36.968.808 - Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.
Visitantes 26345 visitantes

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=